Mi viaje a Roma (III parte)

by - 20:00

¡Hola noctámbulos!


Hoy os traigo la tercera y última entrega de lo que fue mi viaje a Roma. Solo quiero recordaros que tenéis las partes I y II por aquí para descubrir mi aventura por la capital italiana al completo. No tengo mucho más que añadir, así que...

¡Empecemos!


Madrugamos, aunque no tanto como el día anterior y, después de desayunar, nos dirigimos al Metro dirección Colosseo, otra vez. Aún nos quedaba ver el Palatino y el Foro, y como la entrada del Coliseo aún era válida para entrar a estos dos sitios (va en pack, y es válida hasta dos días después del primer check, en nuestro caso, el viernes), aprovechamos para visitarlo antes de irnos de la ciudad eterna.


Empezamos por el Palatino, donde siguiendo tanto pequeños caminos como escaleras, nos encontramos ruinas de antiguas Domus, entre ellas el palacio construido para el mismísimo Octavio Augusto. De repente, nos topamos con el Museo Palatino, un edificio construido en medio de la colina donde hay restos de objetos encontrados en el monte Palatino, una maqueta y un vídeo explicativo de lo que fue el Palatino.
Continuando por el Palatino llegamos a los jardines Farnesianos, donde hay un mirador en el que se puede observar todo el Foro. Es impresionante la sensación que tienes al estar ahí arriba. Parece que vuelvas atrás en el tiempo hasta la época de Octavio Augusto, y que puedas observar toda la ciudad bajo tus pies.


Siguiendo el recorrido, bajamos al Foro. Paseando por las calles de la antigua Roma sentí lo mismo que os describía antes: una especie de regreso al pasado, en la época de la máxima esplendor de la capital del Imperio Romano. La verdad es que me gustó, poder observar todas esas construcciones, arcos de triunfo, columnas y calles, pues siempre me había gustado la asignatura de latín en el instituto y allí me encontraba reviviendo las lecciones sobre las ciudades romanas.
Buscando la salida del Foro, nos encontramos detrás de la Piazza Venezia. Nos vino de lujo salir por allí en vez de por el Coliseo, porque esta Piazza se encuentra presidida por un gran edificio blanco, un edificio nombrado Altare Della Patria o Monumento a Víctor Manuel II. Plantarme delante de ese monumento, además de causar un gran impacto, hizo que me sintiera extremadamente pequeña. La verdad, es que tuvimos mucha suerte al salir por la uscita equivocada, porque de haber sido al contrario, me hubiera arrepentido al perderme ese increíble monumento.


Desde Piazza Venezia cogimos un bus que nos tenía que llevar a Termini, pero terminamos en la Piazza de la Repubblica, lugar que también visitamos por casualidad y que me gustó mucho. Allí cogimos el metro para ir hasta Piazza Spagna, donde subimos a Trinita dei Monti por las escaleras que llevan el mismo nombre. Desde ahí nos habían prometido que había unas grandes vistas, pero desgraciadamente estaba todo en obras y no pudimos ver nada.
Comimos por los alrededores y volvimos a Termini, para terminar con las compras e ir directamente al hotel para recoger las maletas, esperar al autobús que nos llevaría hasta Fiumicino y de allí, volver a Barcelona. ¡Ah! Pero antes de irnos, aproveché para comprarme el CD de mi queridísimo Marco Mengoni, quien reseñé hace unas semanas.


¡Y eso es todo! Dividí en tres partes el viaje a Roma para que pudiera detallarlo al máximo y este ha sido el resultado, ¡espero que os haya gustado y que os sirva de referencia para futuros viajes a la ciudad eterna!

Antes de despedirme, ¿qué os han parecido mis tres posts sobre Roma? ¿Habíais visitado la ciudad? ¿Creéis que me dejé alguna cosa por visitar? ¡Dejármelo en los comentarios!











You May Also Like

2 comentarios

  1. Hola guapa!
    Aquí tienes una nueva seguidora!
    Me han encantado todas las partes de tu viaje a Roma, yo fui hace un par de años, y me gusto mucho!! :)
    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar